Revista de Arte Sonoro


 

     

     

 

 

 

Rilo Chmielorz

Palimpsesto de agua, 1994

[sonido]

Una instalación compuesta por siete contenedores (80 x 80 x 20 cm) de hierro. Los contenedores llevan una capa de hielo de aproximadamente 7 cm de grosor. Cada contenedor tiene un doble fondo donde están instalados los micrófonos de contacto.

 

Durante la acción suelo actuar con un punzón de hierro o dedales metálicos para rascar el material. Rasco signos visuales: líneas onduladas, rayas, círculos sin fin, etc, siguiendo una partitura gráfica. Este acto directo y corpóreo que representa la acción de rascar simboliza al mismo tiempo el escribir y el leer que deriva del ámbito de la notación e interpretación musical. Los sonidos rascados están mezclados con un collage sonoro realizado en estudio y manipulado en directo por un técnico de sonido.

Estas huellas visuales y acústicas en el espacio y el tiempo simbolizan fundamentalmente para mí las huellas de la memoria: "solamente lo que me araña, de ello me acuerdo". Sólo lo que deja huellas en la percepción crea un palimpsesto.

 

La palabra palimpsesto deriva originariamente del griego clásico y esta compuesta de palin o palim, que significa otra vez, de nuevo y el verbo psain, que significa frotar, raer o raspar. En la antigüedad el material para escribir era muy costoso, por eso los palimpsest#os se creaban a partir de pergaminos escritos a mano que volvían a ser utilizados, de este modo, el texto original borrado no desaparecía completamente ya que se dejaba traslucir a través del nuevo texto.