El Templo de Debod.
CRISTINA CARRACEDO
. www.egiptologia.com

Hace unos 2.200 años, un rey nubio llamado Adijalamani de Meroe, ordenó levantar una pequeña capilla en la localidad de Debod, al sur de Egipto, para honrar al dios Amón, padre de todos los dioses, posteriormente ampliado y dedicado a la diosa Isis durante época ptolemaica. Hoy, podemos sentirnos privilegiados al tener en España una pequeña parte del Antiguo Egipto, y así revivir en nuestros corazones la tierra de faraones a través del Templo de Debod.

¿Dónde Encontramos Debod?
Debod se encontraba localizada a unos 16 kilómetros al Sur de Asuán, en territorio de la Baja Nubia. El límite natural de Egipto ha estado siempre en la primera catarata del Nilo que se extiende entre la isla de Filé y Asuán. Nubia o nbw , "país de oro", se encontraba en el estrecho corredor rocoso que se originaba por la prolongación del Alto Egipto a través del Nilo. Fue una tierra deseada por los egipcios por permitir el acceso a las minas de oro y diversas materias primas, donde adquirían hábiles artesanos en oficios como la ebanistería o la orfebrería, además de soldados y funcionarios diligentes y trabajadores. Asimismo podían obtener diversos tipos de productos exóticos africanos (pieles de animales, plumas de avestruz, marfil, ébano, incienso), codiciados por los pueblos del Mediterráneo.

¿Quién Construyó El Templo?
El templo de Debod debió formar parte de una ruta sagrada para los peregrinos que acudían hasta el gran centro religioso dedicado a la diosa Isis, en la isla de Filé. Pero en principio a quien se adoraba en Debod era al dios Amón. La construcción del templo la inició el rey Adijalamani de Meroe, hacia el 200- 180 a .C., quien levantó una capilla de pequeñas dimensiones dedicada a Amón, conocida como la "Capilla de los relieves". Posteriormente, tres reyes de la dinastía ptolemaica construyeron nuevas estancias alrededor del núcleo original hasta darle un aspecto más parecido al actual. Todas estas ampliaciones llevadas a cabo por los ptolomeos fueron orientando el culto de este santuario a venerar a Isis, tomando mayor relevancia frente a Amón. Después de ser anexionado Egipto al Imperio Romano, serán los emperadores Augusto, Tiberio y tal vez los Antoninos, los que culminaron la construcción y decoración del edificio. Construyeron el pronaos con una fachada dotada de una puerta y dos columnas a cada lado. Incluyeron relieves en la fachada original del Templo, y decoraron algunos muros interiores. Finalmente, entre el 535-537 d.C., Justiniano decreta el cierre de los templos egipcios, perdiéndose los conocimientos y el saber del Antiguo Egipto. El templo de Filé consagrado a la diosa Isis fue cerrado, siendo dedicado a San Esteban y asentándose una comunidad cristiana.

¿Cómo ha Llegado El Templo he Debod a España?
En Egipto se planteó ejecutar una gigantesca obra hidráulica que almacenaría más de 150 millones de m3. de agua, en el curso alto del Nilo. Se construiría la Gran Presa de Asuán. La UNESCO, en una carta de 6 de Abril de 1959, efectuó un llamamiento oficial de colaboración internacional para salvaguardar los monumentos de la Baja Nubia , que inevitablemente, iban a quedar sumergidos en el enorme lago artificial que se iba a crear, de más de 500 km . de longitud con una anchura máxima de 30 km . y media de 10. Tras realizarse los estudios correspondientes fue necesario trasladar 14 monumentos reagrupándolos en cuatro zonas más o menos próximas a su emplazamiento original, y se entregaron otros cuatro como regalo a los países colaboradores en la salvaguarda de la riqueza arqueológica de la zona. Algunos quedaron anegados por las aguas. La construcción de la Gran Presa trajo consigo que la parte norte de Nubia perdiese su antiguo carácter y belleza. Pero cuando todas las tareas de salvamento se concluyeron, la mayor parte de sus templos quedaron preservados para siempre. El precio humano pagado para ello, como fue el desplazamiento masivo de población nubia, aún no se ha ponderado suficientemente.
Todos ellos salvo tres, Gerf Hussein, capillas de Kasr Ibrim y el templo de Abu Oda, de los que sólo se movieron algunos elementos, fueron finalmente desmantelados y trasladados a otro lugar. Asimismo, Egipto entregó cuatro de los cinco templos seleccionados para dicho salvamento: Taffa a Holanda, Dendur a los Estados Unidos, Ellesiya a Italia y el Templo de Debod a España. Por otra parte Alemania recibió la entrega del pórtico ptolemaico del templo de Kalabsha, por las labores de desmantelamiento, transporte y reconstrucción realizadas, que actualmente se encuentra en el Museo Egipcio de Berlín.
En 1960 se constituyó el llamado Comité Español para el salvamento de los tesoros arqueológicos de Nubia, bajo la dirección técnica del profesor D. Martín Almagro Basch, colaborando en la excavación de yacimientos de la Nubia sudanesa y egipcia, realizándose siete campañas arqueológicas españolas y la publicación de once volúmenes de memorias de los trabajos realizados; y una aportación de fondos por parte del Gobierno español para el salvamento de los templos de Abu Simbel y Filé. Sin embargo, en cuanto a Debod se refiere, una vez desmantelado, las obras de excavación en sus cimientos y alrededores fueron ejecutadas por el Servicio de Antigüedades de Egipto con la ayuda de una misión arqueológica polaca.
El templo desmontado fue trasladado piedra a piedra a la isla de Elefantina, frente a la ciudad de Asuán en 1961, quedando depositado allí hasta el mes de abril de 1970, momento en el cual sus bloques embalados en cajas fueron transportados hasta el puerto de Alejandría. La adjudicación del templo de Debod a España se realizó finalmente el 30 de Abril de 1968 por un decreto de la Presidencia de la RAU (República Árabe Unida) por la que se ofrecía " el templo de Debod al Gobierno español y a su pueblo en consideración a sus esfuerzos en la contribución a la salvaguarda de los templos de Abu Simbel ".
El 6 de junio de 1970, partió el vapor " Benisa " del puerto de la ciudad de Alejandría con los bloques del templo a bordo en dirección a España, llegando a Valencia el 18 del mismo mes, y posteriormente transportado por carretera a Madrid, siendo almacenado en el solar del Cuartel de la Montaña entre los días 20 y 28. Así comenzó la reconstrucción del templo, y no fue nada sencillo.

Reconstrucción en Madrid
Cuando se hizo la entrega del templo solamente se acompañó por el Servicio de Antigüedades un plano del monumento y un croquis de los alzados con una numeración de la situación de los bloques. Los planos se completaron con una colección de fotografías hechas por el Centro de Documentación del Antiguo Egipto sin referencia ninguna. Alrededor de cien bloques perdieron su numeración y otros cuatrocientos fragmentos llevaban una signatura incorrecta con arreglo a los números atribuidos en el plano facilitado en su momento a la misión española, lo que complicó aún más las trabajos de reconstrucción.
Ya montados los bloques originales sobre una base de piedra que aislase al conjunto del contacto directo con el suelo, se empleó la técnica " anastylosis ", que consistía en la total reconstrucción del aspecto original del templo, empleándose una piedra blanda de diferente color procedente de Salamanca, de forma que se pudiera distinguir las partes antiguas de las nuevas del edificio reconstruido. Se intentó crear una atmósfera estable y seca similar al clima nubio instalándose aire acondicionado caliente en el interior del edificio. Se reconstruyeron dos de los tres portales de piedra de acceso al templo, rodeándose de un estanque poco profundo a fin de evocar el ambiente fluvial donde se hallaba originariamente el templo. Finalmente, y tras dos intensos años de trabajo y esfuerzo en la reconstrucción del monumento, el día 18 de julio de 1972 fue inaugurado el Templo de Debod. Madrid tomaba un aspecto faraónico donde los dioses egipcios, ajenos a nuestro tiempo, serían observados por miles de visitantes.

Iniciemos La Visita Al Actual Templo De Debod


Vestíbulo o pronaos
Una vez atravesada la puerta de entrada, nos encontramos con un vestíbulo hipóstilo sostenido por columnas como vimos anteriormente, ampliación realizada en época ptolemaica, que da acceso directo a la capilla de Adijalamani , y siguiendo la simetría típica de estos santuarios, también se accede a la sala Uabet , así como a un corredor y a la escalera de subida a la planta superior. En el interior de este pronaos hoy día se conservan representaciones del emperador Augusto realizando diferentes rituales a los dioses.

Capilla de Adijalamani

Vamos a conocer el elemento más antiguo del templo, que actualmente se conserva en su estado original. Aunque arqueólogos polacos reflejan en la memoria de sus excavaciones la existencia de un edificio cronológicamente anterior a la capilla de Adijalamani , fechable durante el reinado de Seti II (1201- 1196 a .C.). La capilla de Adijalamani está completamente decorada con escenas del culto divino similares a las recogidas en otros templos, en las que este soberano adora a los dioses y realiza diferentes ofrendas. Todos los muros, este y oeste, están decoradas con tales motivos de contenido ritual, hasta la siguiente estancia que nos llevará a la antesala del naos .
Como podremos observar la capilla está consagrada desde el primer momento de su construcción y con carácter principal al culto del dios Amón y de la diosa Isis. Aunque otras divinidades representadas en las paredes de la capilla también recibían culto como son Mut, Osiris, Horus Hathor, Neftis, Jnum, Satis, Anukis, Aresnufis, Sejmet-Tefnut, Min, Apset, Uadjet y Nejebet.

Una vez conocida la capilla de Adijalamani , nos encontramos frente al naos . Pero antes de acceder a la sala del santuario principal, al que sólo tenían acceso los sacerdotes oficiantes, tenemos la que actualmente se conoce como antesala del naos , un pequeño vestíbulo que en su día pudo ser " la Sala del Altar o de las Ofrendas", wsht-htp , que a su vez da paso a dos estancias a derecha e izquierda de la sala del naos , que seguidamente visitaremos.

Capillas laterales

Estas dos estancias dedicadas a albergar a otras dos divinidades, que podrían identificarse con las Capillas del Norte y del Sur, típicas de los templos egipcios de la época, estaban dotadas de criptas o cámaras ocultas, lugar donde se guardaban los objetos sagrados empleados en el culto diario de las divinidades residentes en Debod. También se depositaban otros objetos procedentes de ofrendas y utilizadas en los ritos como vestidos, adornos y elementos simbólicos, así como alimentos y bebidas que eran las ofrendas principales. La capilla Norte pudo estar dedicada a los dioses Jnum y Mahesa, y la capilla Sur al dios Osiris. En estas capillas se efectuaban ritos y ofrendas diarias al mediodía y al atardecer, y en ellas se albergaban los altares y estatuas de otros dioses residentes en Debod.

Sala del naos
Es la sala principal del santuario donde se encuentra depositado un naos dedicado al dios Amón por Ptolomeo XII " Neo Dioniso " (80- 51 a .C.), realizado en granito rosa, en cuyo interior se guardaba la estatua de culto del dios. Este es el lugar más sagrado del templo, donde vivía la divinidad. Su acceso sólo era permitido a los sacerdotes. Las cobras que le coronan y las representaciones del disco solar alado tenían como fin proteger la imagen del dios. Sin embargo, originariamente no era el único naos existente en esta sala. No era habitual en los templos egipcios que en una misma estancia se depositaran dos naos para albergar dos divinidades que, en principio, no poseían ninguna relación teológica entre sí.
Una vez recorrida esta primera planta del templo, volveremos sobre nuestros pasos respetando la paz de los dioses, hasta llegar de nuevo al vestíbulo hipóstilo o pronaos para poder acceder a la escalera de subida a la planta superior del edificio. Sin embargo, antes de iniciar la subida por la puerta sur de acceso a la terraza , nos encontramos con una entrada abierta a la derecha que conduce a un corredor .

Corredor
Este cuarto o corredor que comunica con la cripta de la capilla Sur dedicada a Osiris, podría haber sido utilizado para desempeñar las funciones propias de la llamada "Biblioteca" de otros templos ptolemaicos. Estas " casas del Libro " eran los lugares donde se depositaban los rollos de papiro o de cuero curtido con los textos y escritos sagrados, de astronomía, medicina, etc, de gran importancia en el propio santuario. Una vez de nuevo en la escalera, iniciemos la subida a la planta superior donde encontraremos la capilla Osiriaca y la terraza



 

 

 

Por un momento imaginemos que somos sacerdotes con pleno derecho a habitar el santuario, y con el respeto que merecen sus dioses, nos adentraremos en él. Realizaremos una descripción lo más amena posible y ajustada al desarrollo del propio templo según sus ampliaciones hechas por los reyes egipcios en las diferentes épocas. Observaremos cada una de sus partes y estancias. A partir del embarcadero, junto al río, a través de la calzada procesional, entramos en el Templo de Debod... Para llegar al interior del santuario, los egipcios recorrían la calzada procesional que les llevaba desde el embarcadero, pasando bajo tres portales de piedra de acceso al templo. Estos fueron construidos durante las ampliaciones ptolemaicas, en época romana. Únicamente se recuperaron dos.
Pero debemos saber, antes de continuar, qué es un pilono; esto es, los muros que existían a cada lado de la puerta o portal de entrada al templo, que se encontraban a lo largo de la vía procesional. Posiblemente, no llegaron a construirse los pilonos, quedando los portales como actualmente los vemos. La fachada original del templo es de época ptolemaica, constituido por cuatro muros intercolumnios hasta media fachada, con cuatro columnas de fuste monolítico y dos capiteles papiriformes acabados y otros dos inacabados. Adosado al propio templo, se encuentra el mammisi , de época romana, de similares características al del templo de Hathor en Deir el-Medina, y que analizaré un poco más tarde.

Capilla Osiriaca
Subiendo el primer tramo de escalera llegamos a un rellano que nos muestra una nueva estancia en la que entramos. Esta es de forma cuadrangular con una ventana. sur. Aquí se celebraban los misterios de Osiris. Se moldeaban imágenes del dios con una mezcla determinada de tierra y semillas de cereal, regándose con regularidad. El grano germinaba pasados unos días y del cuerpo del molde de la efigie divina surgían las plantas, que mostraban el símbolo de la resurrección del dios Osiris y con él, toda la creación. El Osiris Vegetante que se había conservado desde el año anterior, se bajaba de su capilla, junto a la terraza, siendo enterrado en lugar sagrado.

Terraza
La escalera de Debod debió estar vinculada con la celebración de la Fiesta del Año Nuevo, conocida también como Fiesta de Ra y de todos los dioses. Subiendo el resto de peldaños llegamos a la terraza del templo, donde tenía lugar la ceremonia final de dicha festividad. Esta fiesta estaba destinada a proteger por sus ritos mágicos el paso de un año a otro. Se preparaban las imágenes divinas para una pequeña procesión que se iniciaba en el interior del templo, desde las capillas y el santuario principal, concluyendo en la terraza . De este modo, las principales estatuas divinas del templo salían de sus capillas colocadas en otras más ligeras que transportarían los sacerdotes. Se les vestía y preparaba para la ceremonia, y eran trasladadas en procesión, con pasos lentos, entonando letanías y ascendiendo los escalones que subían a la terraza. Una vez arriba, se practicaba la ceremonia de la exposición de las efigies divinas a la luz solar. Terminados los actos, las estatuas divinas regresaban a su santuario y capillas respectivas.
   

 

 

Departamento de
Historia del Arte

Universidad de Castilla-La Mancha