Entrevista

RICARDO FERNÁNDEZ MUÑOZ. "EN EL SIGLO XXI EL APRENDIZAJE SE HA CONVERTIDO EN UN RETO DE POR VIDA"

    En este número de la Revista incluimos una entrevista a D. Ricardo Fernández Muñoz en calidad de experto en Nuevas Tecnologías Aplicadas a la Educación, publicado en ENSENET (toda la formación y la educación en internet) ISSN: 1577-1482.

e-mail: Ricardo.Fdez@uclm.es
página web personal: http://www.uclm.es/profesorado/ricardo

  Algunos datos profesionales:

     Ricardo Fernández Muñoz es subdirector de Ordenación Académica y profesor de Nuevas Tecnologías Aplicadas a la  Educación en la Escuela Universitaria de Magisterio de Toledo, y Titular de la Escuela Universitaria de Didáctica y Organización Escolar en la Universidad de Castilla la Mancha. 

Un profesional del mundo educativo que ha sabido incorporarse al giro académico de los últimos años y es miembro de la Comisión de Nuevas Tecnologías para la  Docencia de la Universidad de Castilla la Mancha. 

Reconocido comunicador que participa activamente en la difusión de los avances tecnológicos , es administrador de la lista de distribución 'Nuevas Tecnologías Aplicadas a la Educación', http://www.egroups.com/group/nuevastecnologias/ , miembro ordinario de la Fundación para la difusión de las ingenierías Informática y de Telecomunicación (DINTEL), Director del Consejo de Redacción de la Revista "Docencia e Investigación". ISNN: 1133-992 y Director Pedagógico, colaborador y webmaster de la Revista Digital 'El Recreo' de la Escuela Universitaria de Magisterio de Toledo.
 
 

Preguntas y respuestas que desvelan a continuación muchas de las incógnitas que plantea el futuro de la educación y el docente del siglo XXI, " el profesor no debe competir con otras fuentes informativas, sino erigirse en elemento aglutinador y analizador de todas esas fuentes incluyéndose él mismo como informador".

- Usted habla de las nuevas tecnologías como catalizadores ¿cómo actúan en la educación?

    Cuando afirmo que las nuevas tecnologías actúan como catalizadores me refiero al poder que éstas ejercen sobre los sistemas en los que intervienen provocando procesos de cambio sustanciales. Es de tal calado la transformación derivada del avance tecnológico que está determinando en gran parte nuestro futuro al modificar por completo nuestro estilo de vida.

    Las nuevas tecnologías están transformando sensiblemente nuestra forma de acceder a la información y comunicarnos; trabajo, ocio, sociedad, cultura, entorno ambiental,... se ven afectados por el cambio que promueven.

    Estamos asistiendo a algo más que un fenómeno sociológico. De forma similar a como están influyendo las nuevas tecnologías en la sociedad, alterando los criterios y principios que sobre la comunicación se han venido manteniendo a lo largo del tiempo, podemos deducir que sus repercusiones afectan a todas  las estructuras sociales y entre ellas a la institución educativa. Como era de esperar, así como recoge el informe de la OCDE del año 1991 “… las tecnologías de la información ya se han convertido en parte integrante de los diversos sistemas de educación”.

     El creciente desarrollo de las nuevas tecnologías de la información y la comunicación, el acelerado cúmulo de información y la omnipresencia de las comunicaciones en el entorno social, contribuyen a que en el ámbito educativo se lleven a cabo las necesarias transformaciones para adecuarse a una sociedad en estado de cambio permanente, con nuevas necesidades y valores.

     Me sumo al Profesor Salinas cuando dice que al igual que ocurre con la sociedad entera, o con el sistema productivo, esta evolución tecnológica afecta a los sistemas de enseñanza, no sólo en los medios didácticos sino en todos los elementos del proceso educativo: los objetivos de la educación para la era de la información, los actores: usuario/profesor, la institución que distribuye la enseñanza, la relación de comunicación,…

    El impacto que producen las nuevas tecnologías viene a determinar los grandes cambios a que está sometida la educación, transformándola no sólo en cuanto a su forma, sino también, y en buena medida en su contenido. Parece que la frase de Marshall McLuhan “los medios son el mensaje” cobra cada día mayor significación.
 

- ¿Considera que el sistema educativo se adapta positivamente al cambio tecnológico?

    El sistema educativo, en tanto que subsistema social formalmente configurado para la educación de los alumnos, no puede permanecer al margen y debe apropiarse de las herramientas tecnológicas que la sociedad desarrolla, introduciéndolas como medios que posibiliten la comunicación eficaz en sus aulas. En este proceso de inclusión de nuevas tecnologías en los escenarios educativos, los Centros Educativos no deben actuar por simple mimetismo con la sociedad, sino que deben orientarse en el uso de las nuevas tecnologías con fines educativos desde posturas bien fundamentadas pedagógicamente. Dado que, como bien se sabe, estas herramientas no fueron creadas con fines pedagógicos, los Centros deben adaptarlos a las exigencias y peculiaridades de los procesos educativos que en su seno se desarrollan, desde una perspectiva innovadora. Habremos de conocer en profundidad las nuevas tecnologías, saber utilizarlas e introducirlas en la práctica educativa de forma racional y mirando siempre a la consecución de objetivos netamente educativos.

    No cabe duda que la Administración Educativa está haciendo un gran esfuerzo en integrar las nuevas tecnologías en los procesos de enseñanza-aprendizaje, mediante la formación del profesorado en el conocimiento y utilización de estas poderosas herramientas como recurso didáctico y adoptando medidas para hacer operativo el cambio dotando a los Centros Educativos de la infraestructura necesaria a tal fin. No obstante he de admitir que este proceso es lento dado que choca frontalmente con la cultura académica dominante de algunos docentes que se aferran a conservar un estilo de corte tradicional en la transmisión del saber.
 

- ¿Cuáles son los pasos más inmediatos para la explotación didáctica de internet?

    Entendido internet como el fenómeno tecnológico de mayor envergadura en la sociedad de la información y la comunicación en la que nos encontramos, su conocimiento y utilización se está convirtiendo en un imperativo si se quiere sintonizar con los cambios que se están operando en la sociedad en general y en el individuo de forma particular.

    Según Computer Science and Telecommunications Board de Washington algunas de las ventajas educativas que ofrece el uso de internet en la enseñanza son:

- Acceso a información más actual y precisa. Incrementa la motivación de profesores y alumnos.
- Familiarización con las nuevas tecnologías y preparación para el mundo laboral.
- Desarrollo de colaboraciones. Sentido de pertenencia a una o más comunidades.
- Incremento de la interacción en el proceso educativo. Establece puente entre el hogar y la escuela.
- Refuerzo de la capacidad de lectura, escritura, localización de información y planeamiento y solución de problemas

    La utilización didáctica de internet en los procesos educativos pasa necesariamente por la formación de los profesionales de la educación desde sus distintos ámbitos de actuación. El conocimiento del potencial de internet y sus aplicaciones en el ámbito educativo se convierte en una premisa si se pretende integrar curricularmente este recurso en los procesos de aula. Sólo así podremos promover una adecuada explotación didáctica de internet, en la que tanto alumnos como profesores nos sirvamos de la red para actualizar nuestro conocimiento o acceder a información nueva y de primera mano, comunicarnos, expresar ideas y compartir experiencias, desarrollar proyectos colaborativos, etc.

- Los cambios sociales que estamos viviendo ¿exigen un reciclaje continuo de los docentes?

    Es una necesidad en la que hago especial hincapié. Si pretendemos acortar las distancias que separan a la Sociedad del conocimiento y la cultura que se desarrolla en los Centros Educativos hemos de considerar la importancia que tiene la formación permanente de los docentes.

    La formación de profesores, es una de las principales preocupaciones del actual sistema educativo, puesto que la renovación de dicho sistema pasa necesariamente por adecuar su formación cultural, su especialización científica y su formación psicopedagógica. Desde este proceso de profesionalización pedagógica de los profesores, se asegura la mejora de la calidad de la educación que en los distintos marcos se desarrolla.

    En la sociedad del siglo XXI el aprendizaje se ha convertido en un reto de por vida. Hemos  de aprender a adaptarnos a los vertiginosos cambios sociales que se están operando de la mano de las nuevas tecnologías, aprender a aprender de las situaciones nuevas que se nos van presentando desde nuestro compromiso profesional con la educación. No podemos seguir formando a las generaciones del mañana con las herramientas que formaron parte de nuestro pasado.

 La formación tecnológica del profesor debería responder a los siguientes objetivos:

- Mejorar la concepción tecnológica que el docente tiene de la educación.
- Fundamentar dicha concepción desde bases científicas sólidas.
- Ayudarle a gestionar y utilizar las nuevas tecnologías en el aula y en las tareas del Centro.
- Fomentar una actitud de cambio permanente, de indagación y actualización en conocimiento y estrategias que favorezcan el desarrollo profesional docente.

    Sólo así la formación tanto la formación inicial como la permanente del profesorado serán eficaces en la medida en que, además de ofrecer una capacitación cultural de alta calidad, sean capaces de ayudar a conformar una mentalidad psicopedagógica científica fundamentada, en constante evolución.

    Lo que parece que ha de diferenciar al  profesional de la enseñanza de otros,  no es sólo su conocimiento psicopedagógico sino también su capacidad de profundizar,  reflexionar y reconducir sus actuaciones educativas. Sin este bagaje se pondrían en marcha  los viejos mecanismos a la hora de enseñar,  ya que es un hecho comprobado que se tiende a socializar del mismo modo en que uno ha sido socializado.
 

- ¿Cuál es el nuevo perfil del maestro del nuevo milenio?

    En la actualidad se cuestiona a menudo el nuevo papel que habrá de desempeñar el profesor del nuevo milenio.

    El nuevo profesor ha de admitir que en la Sociedad de la información y de la comunicación su papel como "instructor" es bastante modesto, y que como exclusivo canal de información no tiene nada que hacer. El profesor no debe competir con otras fuentes informativas, sino erigirse en elemento aglutinador y analizador de todas esas fuentes incluyéndose él mismo como informador.  La tarea del profesor se dirige a que los alumnos aprendan por ellos mismos, para ello realizarán numerosos trabajos prácticos de exploración. Aparece así la figura del profesor como facilitador frente al profesor centrado en la transmisión de conocimiento, asentado en bases de poder, conciencia social y política...

    En la nueva sociedad el profesor deja, por tanto, de ser considerado como almacén o depositario del saber y por lo tanto dispensador omnipotente del mismo para convertirse en facilitador del conocimiento, guía y dinamizador del aprendizaje de los alumnos. La cantidad de información que existe sobre cualquier tema es de tal envergadura que es imposible pensar que puedan existir personas que pretendan saber todo de todo. Afortunadamente están los medios electrónicos para ayudar con este volumen de información.

- La gran cantidad de información que proporciona internet podría producir un exceso de datos ¿ es necesario un filtro educativo?

    El enorme caudal de datos a los que se puede acceder a través de internet es a la vez que ventaja, uno de los mayores inconvenientes que encuentro a la red.  Un uso poco racional de la red (navegación sin rumbo ni propósito concreto) puede llevar al "usuario" al desbordamiento y dispersión de la información encontrada, pudiendo alterar incluso sus hábitos cognitivos. La información no es conocimiento hasta que esta no es integrada o interiorizada en la estructura cognitiva del sujeto y esto precisa de un proceso mental de análisis-reflexión a veces difícil ante la sobreabundancia de información que la red ofrece.

    A esta limitación se añade la dificultad de asegurar la veracidad, autoría, actualización,... de los contenidos de la red.

    Lo expuesto reclama una capacitación selectiva a la hora de acceder a la información buscada. Particularmente recomiendo acudir principalmente a fuentes fiables pertenecientes a instituciones, asociaciones y profesionales de reconocida autoridad en el ámbito de consulta objeto de investigación.
 

- Los cambios tecnológicos exigen de la sociedad una adaptación rápida y un poco descontrolada ¿está la comunidad educativa preparada para el futuro?

    Numerosos estudios han puesto de manifiesto el enorme desajuste entre la sociedad y la escuela actuales. Así el  profesor Medina Rivilla sostiene que la escuela se encuentra virtual y realmente desbordada por la cultura tecno-relacional. Las instituciones que crean "cultura o al menos manejan la información" con gran exuberancia han superado extensa e intensamente a la Escuela. La sociedad en el siglo XXI va a rebasar por su dinamismo su potencia creadora y su impacto social a la Institución escolar. Pienso si no lo habrá hecho ya.

- ¿Qué ganamos y qué perdemos con las nuevas tecnologías en la educación?

    A estas alturas, nadie puede discutir que el progreso tecnológico es el factor dominante en nuestra sociedad y que su desarrollo ha supuesto incuestionables mejoras. Pero, también sabemos que la tecnología, por sí misma, no soluciona todos los problemas. La tecnología es una herramienta y como tal debe ser usada. Es decir, con estricta supeditación a los objetivos más elevados, en el ámbito educativo hacia la consecución de los fines educativos.

    Está claro que la mera introducción de nuevas tecnologías en los procesos educativos no garantiza una educación de calidad si no se hace desde un modelo educativo coherente con los procesos de innovación y cambio educativo. Por esta misma razón, huyendo tanto de las posiciones tremendistas como de los entusiasmos infundados, es urgente potenciar ámbitos multidisciplinares de reflexión sobre el fenómeno tecnológico y sus implicaciones educativas.

    Hay más preguntas que respuestas con respecto a lo que se avecina y a cómo la sociedad en su conjunto y los sistemas educativos podrán controlar satisfactoriamente la transición hacia la nueva era. Lo que si es claro es que en la frontera digital las normas sociales, las leyes, las disposiciones, las instituciones, la educación y las costumbres del pasado resultan inadecuadas e inapropiadas.
 

- Las tecnologías provocan la ilusión de dirigirnos hacia la aldea global, pero los avances siguen sin estar al alcance de todos. ¿Qué opina al respecto?.

    Por un lado podemos hablar de la división digital y exclusión social entre los sectores sociales con fácil acceso a este universo electrónico frente a otros que no lo tienen.

    El Profesor López Acevedo defiende que el gran objetivo (ideal) de estas nuevas tecnologías es facilitar y dar soporte a productos y servicios que permitan mejorar la calidad de vida humana a través de la información, facilitando el acceso global e igualitario a ésta desde cualquier punto, y consolidando y creando núcleos de acercamiento de los grupos sociales entre sí. Sin embargo el uso de nuevas tecnologías de la información y la comunicación puede tomar un camino exclusivamente productivista, dividiendo aún más las estructuras sociales existentes, de tal forma que pudiéramos vernos inmersos también en una nueva clasificación del mundo, atendiendo, no a aspectos geográficos o políticos, sino tecnológicos. En el informe emitido por el Club de Roma sobre la sociedad del siglo XXI, Cebrián afirma que: "Las diferencias entre los distintos estamentos sociales se verán agigantadas por esta nueva frontera existente entre los ciudadanos enchufados y los desenchufados. De un lado emergerían estamentos pertenecientes a sociedades con privilegios y acceso a informaciones de uso restringido, frente a otros estamentos que, bien por motivos tecnológicos o culturales, estarían al margen de esa sociedad de la información y de la comunicación.

     En el informe final del Grupo de Expertos de Alto Nivel de abril de 1997 sobre "La construcción de la sociedad europea de la información para todos nosotros" se expresa en este sentido que el problema de la cohesión social en la naciente sociedad de la información es amplio y complejo. No hay duda de que las nuevas tecnologías de la información y la comunicación deben desempeñar un importante papel en el apoyo a la aparición de comunidades más cohesionadas e integradas, y ofrecer oportunidades de reducir la exclusión de grupos desfavorecidos o periféricos. No obstante, muchas TIC (tecnologías de la información y la comunicación) son todavía bastante difíciles de utilizar; la aceptación social solamente podrá incrementarse a través de mayores esfuerzos para implicar a los usuarios en su diseño y aplicación.

    Además, no puede preverse automáticamente la manera en que individuos con diferentes capacidades o diferentes niveles de educación accedan o es probable que respondan a las nuevas oportunidades que representan las tecnologías de la información y de la comunicación. El miedo a una creciente exclusión social se fundamenta en gran medida en el gran número de problemas a que hacen frente en la actualidad los grupos "menos favorecidos" (tales como las personas con discapacidades, los ancianos, los desempleados y los inmigrantes) en su participación diaria en la actividad económica. De una manera relativamente estática, este miedo a una mayor exclusión social parte de la base de que los problemas actuales de exclusión de estos grupos seguirán siendo en gran medida los mismos en el futuro. En la actualidad se vaticina que la diferencia de clases del siglo XXI vendrá marcada por la distinción entre poseedores de información frente a los desposeídos de información. El dicho popular "información es poder" cobra aquí todo su significado.

    El punto de vista optimista, por el contrario, insiste en las nuevas oportunidades que ofrecen las TIC a los grupos hoy en día excluidos e intenta identificar los casos en los que las TIC podrían verdaderamente convertirse en tecnologías que permitieran a estos grupos superar sus desventajas.

    El Grupo de Expertos de Alto Nivel considera que es de capital importancia que las personas, y en especial los grupos excluidos, no se vean forzados a ajustarse a las nuevas tecnologías. Por el contrario, las tecnologías deben orientarse en mayor medida hacia las necesidades humanas. La sociedad de la información no debería crear nuevas categorías de exclusión, sino que debería mejorar la integración social y la calidad de vida.

¿podemos encontrarnos ante una nueva forma de analfabetismo por parte de aquellas personas que no dominan estas herramientas de progreso?

    Efectivamente, podemos afirmar que la falta de conocimientos en el dominio de estos medios está creando una nueva forma de analfabetismo que hará a la escuela replantearse su papel, analizando y reflexionando este fenómeno al que debe responder facilitando los conocimientos, lenguajes y herramientas necesarias para conseguir un alumnado integrado en esta realidad.

    El Sector de Educación de la UNESCO advierte que el concepto de alfabetización ha pasado de su acepción absoluta a la funcional, entendiéndose que “debe ser concebida con miras a preparar al hombre para desempeñar una función social, cívica y económica que rebase ampliamente los límites de una alfabetización rudimentaria reducida a las enseñanzas de la lectura y escritura”

    Antes se hablaba de analfabetismo, a secas. Ahora, la sociedad de la información ha creado la categoría del analfabetismo funcional, por lo cual el primero ha pasado a ser calificado de "absoluto". Aunque nos parezca mentira, en el mundo hay novecientos millones de analfabetos, y, todavía más increíble a estas alturas según Cruz Roja Española en nuestro país quedan casi un millón y medio de ellos. La verdad es que podrá decirse que esta clase de personas pertenece a países no desarrollados o que, por su edad o por el medio rural en el que viven no se han incorporado al mundo de la información.

    Los analfabetos funcionales saben leer y escribir, pero en el momento actual carecen de la funcionalidad necesaria para las exigencias de la mayoría de los más modestos puestos de trabajo.

    Hemos de asumir la necesidad de alfabetizar a los alumnos para que puedan descodificar los mensajes que reciben a través de las distintas tecnologías de la información y la comunicación, ya que resulta hoy tan necesario como aprender a leer y escribir, dado que se ha convertido en el lenguaje por excelencia. Esto nos invita a plantear la urgente necesidad de capacitar a nuestros alumnos en la adquisición de destrezas para codificar, interpretar y traducir los múltiples códigos y lenguajes que ofrece nuestra cultura. De no ser así los alumnos actuales pasarán a engrosar las filas de analfabetos funcionales, con las consecuencias derivadas de inadaptación, marginación de los circuitos culturales, y dificultades para poder comunicarse con diversos grupos. El analfabetismo funcional podría ser una consecuencia conjunta del fracaso escolar y de las exigencias crecientes de la nueva sociedad de la información. De otro lado, el fracaso escolar, con las salvedades que se quiera, parece representar un fracaso manifiesto de la sociedad de la información.


Publicado el 11/9/2000


Recensiones




Diseño de páginas y Dirección Pedagógica:
Ricardo Fernández Muñoz
© Enero de 2001  EL RECREO